El uso del aceite de oliva ha acompañado a la humanidad desde hace miles de años, tanto su uso gastronómico como combustible en la iluminación de templos religiosos e incluso en la cosmética. Existen evidencias del uso del olivo en el Paleolítico Superior, hoy en día se ha convertido en un producto estrella en la gastronomía gracias a su sabor y numerosas propiedades.

Todos conocemos su calidad, pero pocos conocen cuál es el origen de este oro líquido, presente desde tiempos inmemorables. Descubre la historia del aceite de oliva y su importancia a lo largo de los años.

¿De dónde provienen las palabras “aceite de oliva”?

Si te has preguntado de dónde provienen las palabras “aceite de oliva” debes saber que tienen una curiosa etimología, pues la procedencia de estas viene de un origen distinto.

La palabra “oliva” procede del griego clásico “ελαια” que más tarde derivó al latín con el vocablo “óleum”. Esta última palabra se utilizó después en las lenguas romances, con la derivación en “oli”, que fue el origen del término inglés “oil”.

Origen etimológico de la palabra “aceite” y “oliva”

Por otra parte, estas palabras son muy peculiares y curiosas puesto que, al contrario que muchas otras, tienen un origen etimológico distinto. Esa palabra deriva del árabe “az-zait” que hace referencia al jugo de la aceituna.

Esto significa que con dicho término hace referencia tanto al fruto de la aceituna como al aceite que se obtiene de ella. Por lo tanto, la palabra “oliva” está ligada al latín y al griego clásico, ambos idiomas de los pueblos ubicados al norte del mar mediterráneo, mientras que la palabra “aceituna” tiene su origen en los pueblos mediterráneos meridionales y orientales.

Esto quiere decir que el origen del aceite de oliva está fuertemente ligado a las zonas del mediterráneo, siendo un elemento clave en la popular dieta mediterránea, considerada una de las más equilibradas del mundo.

¿Quién llamó por primera vez “oro líquido” al aceite de oliva?

El aceite de oliva también es conocido como “oro líquido”, una expresión muy utilizada desde hace años que hace referencia a su calidad diferencial.

La primera evidencia escrita de este término fue en uno de los poemas del popular Homero, conocido por los famoso poemas griegos de la Ilíada y la Odisea, con una gran importancia histórica.

De hecho, la obra de la Odisea, tiene una gran cantidad de referencias al aceite de oliva, una referencia para comprobar la importancia que los griegos atribuían a este líquido. Algunos episodios del poema muestran cómo numerosos participantes de las Olimpiadas de aquella época lo utilizaban para proteger su cuerpo del calor o las caídas.

Las primeras referencias del aceite de oliva en el Antiguo Egipto

En el Antiguo Egipto es donde aparecen las primeras referencias arqueológicas y documentales sobre el uso del aceite de oliva. Era tal la importancia para los egipcios que era la propia diosa Iris quien enseñaba a los hombres como cultivar los olivares.

La variedad de olivar de la zona y el clima no permitían un buen rendimiento en la producción, al ser escaso, se utilizaba para cosméticos y productos farmacológicos.

El aceite de oliva en la mitología griega

El aceite de oliva tiene una gran importancia en la sociedad griega, la producción de este líquido era abundante, tanto que incluso es posible encontrar decoraciones del fruto y el olivo en cerámicas o joyas.

Era utilizado en la cocina solo por las clases más altas de la sociedad, incluso se otorgaba una ramita de olivo a los campeones de los juegos olímpicos. Esto representa el alto valor que tenía este producto para ellos.

Además, el olivo está muy ligado a la diosa Atenea. Según la leyenda el rey Cécrope decidió que pondría el nombre del territorio a la divinidad que más beneficios regalase a la ciudad. Poseidón hizo brotar un manantial salado, mientras que la diosa de la justicia y sabiduría hizo florecer el “primer olivo” junto al manantial de Poseidón.

Atenea explicó las numerosas propiedades del olivo y todos sus posibles usos, siendo escogida por el rey como el mejor regalo para la ciudad, bautizada con el nombre de Atenas.

La gran expansión del aceite de oliva en el Imperio Romano

Los romanos adquirían las costumbres y conocimientos de los antiguos griegos, por lo tanto, también ocurrió esto con el aceite de oliva y su producción, incluso llegaron a mejorarlos como está explicado en su libro sobre agricultura con varias técnicas de poda, cuidado y cultivo del olivar.

Este producto se convirtió en un elemento fundamental de la economía, convirtiéndose en los mayores exportadores en el mediterráneo. Los avances militares y territoriales durante el siglo II y III a.C contribuyeron a que el cultivo del olivar se expandiera por numerosas zonas.

Fue en la época de los romanos cuando el olivar obtuvo un gran auge en España, de hecho, el aceite producido en la península fue uno de los mejor valorados durante esos años.

El aceite de oliva en la actualidad: un elemento estrella para la gastronomía

Tras la época de los romanos, la producción del aceite sufrió un declive durante la Edad Media debido a la crisis económica, pero con la influencia de las revoluciones tecnológicas del siglo XIX volvió a estar en auge.

En la actualidad, el aceite de oliva es uno de los productos más importantes para la dieta mediterránea y para la gastronomía en general. España es el país referente para la producción del mismo gracias a sus propiedades y su exquisito sabor, siendo la provincia de Jaén una de las más importantes y reconocidas de la península.

En Aceites Moral queremos seguir colaborando en la expansión de consumo en el aceite de oliva a lo largo de la historia, cuidando su producción y con un riguroso control en el tratamiento de este oro líquido.

Tanto es así que nos encargamos de tener un perfecto equilibrio entre la tradición y la modernidad, adaptándonos a las nuevas técnologías para ayudar a la posibilidad de comprar aceite de oliva online con una calidad diferencial.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacíoVolver a la tienda
      Calcular envío
      Aplicar cupón